La diabetes

La diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce insulina o no puede usar la insulina de manera adecuada. La insulina es una hormona fabricada por el organismo. Ayuda a que la glucosa (azúcar) proveniente de los alimentos se introduzca en las células, donde puede ser usada para proporcionar energía al cuerpo. Sin insulina, la glucosa permanece en la corriente sanguínea y no puede ser usada por las células para obtener energía. Con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar numerosos problemas de salud.

La diabetes es la causa principal de casos nuevos de ceguera, enfermedades del riñón y amputaciones, y contribuye de manera crucial al aumento de la causa de muerte número uno en los Estados Unidos, las enfermedades cardiovasculares (enfermedades del corazón y derrame cerebral) . Las personas con diabetes tienen también mayor riesgo de morir a causa de una influenza o una neumonía.

La diabetes no es causada por comer demasiada azúcar; de hecho no existe tal cosa como "tener un exceso de azúcar" como algunas personas creen. Solamente un médico o un proveedor profesional de salud puede diagnosticar la diabetes, ya sea conduciendo una prueba de glucosa en plasma en ayunas (FPG) o una prueba de tolerancia oral de la glucosa (OGTT).

La epidemia de diabetes

La diabetes es la enfermedad crónica de más rápido crecimiento en nuestros tiempos. Se ha convertido en una epidemia que afecta a uno de cada 12 neoyorquinos adultos. Desde 1994, el número de personas en el de Nueva York que sufre de diabetes se ha duplicado y es probable que este número de nuevo se duplique para el año 2.050.

Más de un millón de habitantes del estado de Nueva York han recibido un diagnóstico de diabetes. Se calcula que otras 450.000 personas tienen diabetes sin saberlo, debido a que los síntomas han sido pasados por alto o no han sido comprendidos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recientemente predijeron que uno de cada tres niños que nacen en los Estados Unidos en algún momento de su vida va a desarrollar diabetes. Para los hispanos o Latinos la predicción es aún más alarmante: uno de cada dos.

La diabetes es grave y costosa

La diabetes no sólo es una enfermedad común y grave; también es muy costosa.

Los costos del tratamiento de la diabetes son asombrosos. De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes, el costo anual de la diabetes por gastos médicos y productividad perdida subió de $98.000 millones en 1997 a $132.000 millones en 2002 y a $174.000 millones en 2007.

Uno de cada cinco dólares utilizados en el cuidado de salud en los Estados Unidos se destina al tratamiento de las personas con diabetes. El costo promedio anual en gastos de salud para una persona sin diabetes es de $2.560; esa cantidad se dispara a $11.744 para una persona con diabetes. Muchos de los costos humanos y financieros se pueden evitar tomando pasos de efectividad comprobada para la prevención y el cuidado de la diabetes.

Para mayor información, contacte a:

The New York State Diabetes Prevention and Control Program
150 Broadway – Room 350
Albany NY 12204-0678
Teléfono: (518) 408-0125
Fax: (518) 474-3356
E-mail: diabetes@health.state.ny.us